Janucá: La Fiesta de la Dedicación

En el año 167 A.E. Común tuvo lugar la primera guerra en la historia de la humanidad para preservar los derechos de un pueblo de tener su propia vida, practicar sus leyes, su moralidad y, sobre todo, su religión. El pueblo hebreo, encabezado por los Macabeos, hicieron esta guerra en contra de la asimilación y la tiranía impuestas por los Asirios-Helénicos bajo el liderazgo de Antíoco IV Epífanes que habían conquistado la antigua Judea y amenazaban la sobrevivencia del judaísmo.  La revuelta fue encabezada primero por Matitiáhu miembro de los Hasmoneos, familia sacerdotal y luego por sus hijos (en especial Yehudá Hamacabí, Judas el Martillo), quienes liberaron eventualmente Jerusalén y e Templo profanado, el cual fue luego nuevamente consagrado al culto a Dios; esta es la razón del nombre Janucá que se traduce literalmente como “La Fiesta de la Dedicación.” El Talmud en Shabat 21b explica que los judíos victoriosos encontraron solamente un recipiente de aceite no contaminado requerido para mantener encendida la menorá en el Templo, pero la cantidad no alcanzaba para más de un día, sin embargo, el aceite duró milagrosamente ocho días. Este acontecimiento permitió que pudieran preparar el aceite fresco y puro necesario para mantener encendida la lámpara, de aquí viene nombre adicional de la Fiesta de las Luces.

Jánuca se celebra el 25 del mes de Kislev , en cada hogar hebreo se encienden, durante ocho días, las velas. En la primera noche la lámpara que está a la derecha de quien la enciende; en la segunda noche se enciende primero la segunda lámpara que está a la izquierda de la primera y después esta, y así todas las noches a fin de decir la beraja siempre por la lámpara de la noche correspondiente. Para esto se utiliza una Janukía que es un candelabro de 8 brazos + uno adicional llamado el shamash que se utiliza para encender el resto de las llamas.

janukiah
La janukía de la familia Viñas Núñez

Estas velas simbolizan el ejemplo que el pueblo judío dio al mundo para aniquilar la tiranía y la opresión, de modo que cada ser humano tenga el derecho de vivir y adorar a Dios de acuerdo a su creencia. Por eso, Janucá se llama la fiesta de las luminarias, ya que ilumina la justicia y la libertad que brillan en el corazón del hombre.

Debe ser colocada a la izquierda de la puerta, a la distancia de un tefaj (8cm) de esta para que quede al lado opuesto de la mezuzá que se encuentra en la parte derecha de la puerta; si esta no tiene mezuzá, se puede poner la lámpara de la Janucá a la derecha. La janukía se coloca a una distancia de 10 tefajim (80 cm) de la parte superior de la puerta con el propósito de que esta sea visible por todos y proclamar de manera publica el milagro, a esto se le llama Pirsumei nisá, para conocer más   hacer click aquí: Publicar el Milagro

La costumbre sefaradita es encender una janukía por familia. Se debe emplear de preferencia aceite de oliva sino velas de cera. La hora de encender la lámpara de Janucá es después de la puesta del sol, nunca antes ni mucho después; si la persona las enciende antes de la puesta de sol no debe de decir la berajá y si alguna noche, por olvido, encendiere una lámpara menos de lo que es debido, debe continuar encendiendo todas, sin repetir la beraja por aquella que olvido. Después del encendido apropiado de las luces la familia celebra comiendo platos característicos para la ocasión como son los buñuelos y también entonar canciones alegres que reflejen el motivo de la festividad.

altura-2

Bendiciones para el encendido de las luminarias en la casa :

  • Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios Nuestro, Rey del Universo, que nos santificaste con Tus preceptos y nos ordenaste prender las luces de Janucá.Baruj Ata Adonay, Elohenu Melej HaOlam, Asher Kideshanu Bemitsvotav, Vetsivanu Lehadlik Ner Hanuka.
  • Baruj. Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios Nuestro, Rey del Universo, que obraste milagros con nuestros padres en tiempos pasados, en esta época. Baruj Ata Adonay, Elohenu Melej HaOlam, Sheasa Nisim Laavotenu Bayamim Haem, Bazeman Haze.
  • En la primera noche se dice: Baruj. Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios Nuestro, Rey del Universo, que nos preservaste la vida, nos conservaste y nos permitiste llegar a este tiempo. Baruj Ata Adonay, Elohenu Melej HaOlam Sheejeyanu Vekiyemanu, Vehiguianu Lazeman Haze).

Al prender y se dice: Hannerot. Estas luminarias las prendemos por los milagros, la redención, las proezas, la salvación las maravillas y la consolación que hiciste para con nuestros padres en aquel tiempo, en esta época, por manos de Tus Santos Sacerdotes. Por lo tanto, estas luminarias serán sagradas durante todos los ocho días de Janucá y no nos es permitido hacer de ellas uso alguno que no sea el de contemplarlas solamente para así agradecer a Tu nombre por Tus milagros, Tu Salvación y Tus Maravillas.

Hanerot Alalu, Anu Madlikin, al HaNisim, Vael, HaPurkan, Veal HaGuevurot, Veal HaTeshuot, Veal HaNiflaot, Veal HaNejamot, Sheasita Laavotenu Bayamim HaEm, Bazeman, HaZe, Al Yede Koaneja HaKedoshim; Vejol Shemonat Yeme Januka HaNerot HaLalu Kodesh Em, Veen Lanu Reshut Leishtamesh Baen, Ela Lirotan Bilvad, Kede Leodot Lishmeja, Al Niseja, Veal Yeshuotaje, Veal Miflleoteja.

Luego se recita el Salmo XXX

Salmo y canto para la inauguración de la Casa, por David.

Te glorificaré, oh Eterno, porque me levantaste y no permitiste a mis enemigos alegrarse de mí. ¡Oh Eterno, Dios mío! Te invoqué y me sanaste. ¡Oh Eterno, alzaste mi alma del sepulcro; me diste vida para que no bajase a la tumba! Cantad al Eterno, vosotros Sus piadosos; celebrad en memoria de Su santidad. Porque Su furor es de un momento; y en la vida está Su voluntad. Aunque el llanto dure hasta la noche, la alegría vendrá con la mañana. En mi seguridad, me dije: No seré conmovido nunca. Pues en Tu bondad, oh Eterno, me diste fortaleza de un monte. Pero desviaste Tu rostro y quedé desmayado. A Ti, oh Eterno, clamaré; suplicaré a mi Señor. ¿Que provecho hay en mi muerte, cuando baje a mi sepultura? ¿Acaso Te alabará el polvo o declarará Tu verdad? ¡Escúchame, oh Eterno, y ten piedad de mí! Sé Tu mi ayuda. Entonces mudaste mi llanto en gozo; desataste mi saco de luto y me ceñiste de alegría, para que cante Tu gloria y no quede silencioso. ¡Oh Eterno, Dios mío! Siempre Te alabaré.

En los hogares sefaraditas se disfruta durante esta fiesta de platos como  son los clasicos los Buñuelos:

bunuelos

Ingredientes

  • Aceite vegetal
  • 20 G (0.8 onzas) levadura fresca
  • 177 ml (6.2 onzas) agua tibia
  • ½ naranja (para hacer zumo de naranja, con pulpa y entusiasmo)
  • ½ cucharaditas de sal kasher
  • 1 cdas. de azúcar blanco
  • 170 g miel
  • 300 G (11 onzas) de la harina de todos los fines
  • 3 G (0.2 oz) semillas de anís + 3 cdas de aceite de oliva)
  • 2 TSP DE AGUA DE FLOR

Preparación

1-En una sartén freír las semillas de anís con el aceite de oliva durante 30 segundos (ten cuidado, quema muy rápidamente).

2-Entonces añade el jugo de naranja fresco con su sabor y mezcla con una cuchara durante 1 MINUTOS, y luego esperar hasta que todo esté frío.

3-Toma ½ de la cantidad de agua y calor a 95°F (sólo un poco caliente), y añade la levadura. Mezcla 10 segundos.

4-En el kitchenaid, mezcla la harina y el azúcar primero. Entonces añade la levadura en su agua, la preparación de los alimentos de anís, el agua de la flor, y la última parte del agua caliente. Mezcla lentamente 4 MINUTOS.

5-Que se alza el doble (más de 3 HORAS) cubriendo una toalla de cocina. Si lo dejas más (una noche) será mejor.

6-Por fin, aceite de mano y eliminar el que para sacar el aire. Es pegajoso.Usar aceite vegetal como el de girasol que calienta rápido y no necesita una alta temperatura.

7-Con la mano toma un pequeño pedazo de la masa y haz las bolas pequeñas y las pones en el aceite. Freír durante 3 MINUTOS. Tienen que ser como el oro.

8-En una otra sartén, lentamente la miel hasta caliente y salsa el bimuelos dentro. Eliminar todo. Tienen que estar sumergidos. ¡Entonces poner en un plato y comer!

Receta tomada del FB posteada por Helene Jawhara Piñer en el grupo de Cocina sefardí: para ver hacer clic ene le links anexo: https://www.facebook.com/groups/158453201176272/

También se cantan canciones tradicionales sefaraditas:

Una pregunta frecuente que surge en el mundo de los Anusim y el de los conversos al judaísmo, es que si durante esta fiesta deben hacer  regalos a sus hijos, pues la verdad esa no es una costumbre propiamente judía de la fiesta, fue añadida recientemente en el mundo Ashkenazita, pero la verdad es que el que se sienta que debe de hacerlo lo puede hacer, no hay ninguna prohibición, los niños se sentirán felices y contentos, siempre y cuando respete al que quiera seguir fielmente la costumbre sefardita española y portuguesa. Otra aclaración es que no es costumbre de nosotros el jugar con sevivones o mejor conocido en yiddish el dreidel. 

Bueno, espero que esta breve información acerca de la fiesta de Janucá les sea de mucha utilidad,¡les deseamos una feliz fiesta de las luces! ¡Nos vemos pronto!

Referencias:

Rabino Rigoberto Emmanuel Viñas: Fiestas (Janucá).

Yonkers NY, 2013

Yacob Newman y Gabriel Siván: Judaísmo de la A a la Z.

Israel ,1983

Rabbi Hebert C Dobrinsky: A Tresury of Sephardic Laws and Customs.

New York, 2001

Rabbi Meir Matzliah Melamed: Sidur HaMercaz.

Jerusalén,1983

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s